ESPECIAL: Mujeres fortalecen e impulsan la gestión municipal

QUITO, Pichincha.- La Asociación de Municipalidades Ecuatorianas (AME) es un ejemplo en la función pública en lo que se refiere a oportunidades laborales e inclusión de la mujer en espacios de toma de decisión. Actualmente, de los 217 funcionarios en todo el país, 89 son mujeres. En el nivel jerárquico superior, de 22 personas, 15 son mujeres. La Coordinación Financiera tiene una amplia presencia de mujeres entre sus colaboradores, 8 mujeres, frente a tres varones. Los espacios en las Unidades Técnicas Regionales, en su mayoría, cumplen con un 50% de funcionarias.

Como AME conmemoramos este 8 de marzo los 45 años desde que la Organización de las Naciones Unidas declaró al 8 de Marzo como el Día Internacional de la Mujer, como un reconocimiento a la lucha de la mujer por su participación dentro de la sociedad, en pie de emancipación de la mujer y en su desarrollo íntegro como persona.

Esta decisión se la tomó en 1975 como un homenaje a la huelga de las trabajadores textiles en Chicago y Nueva York en 1908 donde exigían mejoras en sus condiciones laborales y a la marcha que realizaron 15 000 mujeres en Nueva York exigiendo una reducción de la jornada laboral, mejores salarios y derechos de voto.

Compartimos  con ustedes historias de mujeres ecuatorianas que se han convertido en referentes de esta lucha 

En Ecuador se refleja la lucha constante de las mujeres por la igualdad de oportunidades

IBARRA, Imbabura.-  La participación de la mujer en la vida política del país no ha sido fácil, es una lucha constante y diaria en la que cientos y cientos de mujeres buscan la igualdad de oportunidades en la participación y representación en los puestos de toma de decisiones.

A pesar que su presencia se ha incrementado en el país, está lejos de ser similar a la de los hombres; esto no quiere decir que no se evidencien mujeres que son referentes de trabajo político, luchadoras por la igualdad, mujeres que han roto estereotipos y están  unidas con una sola meta: el liderazgo.

Lucía Sosa Robinzon es una de ellas, actualmente es la alcaldesa de Esmeraldas, la primera mujer en ocupar ese cargo. Fue docente y desde muy joven inició su lucha por la igualdad de género, siendo dirigente estudiantil. En su trayectoria constan 27 años como parte del Magisterio. Rompiendo estereotipos y haciendo historia Lucí fue la primera mujer en llegar a ser prefecta de la provincia de Esmeraldas, cargo que lo asumió en 2005 fue reelecta en 2009, periodo en que no finalizó su gestión, pero tras las elecciones de 2014 volvió a dirigir la Provincia Verde, desde el Gobierno Provincial.

Además, ocupó la presidenta de la Mancomunidad del Norte del Ecuador, entidad que agrupa a las provincias de Imbabura, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos. Sus colaboradores la describen como una mujer de carácter fuerte, recta, pero un gran ser humano, con una fe inquebrantable y que pone a Dios por delante, y que siempre piensa en el bienestar de los demás.

 Sus ojos brillan al hablar de Ibarra, siempre recibe a la ciudanía con una gran sonrisa, demuestra total sensibilidad y una gran fuerza al momento de tomar decisiones. Hablamos de Andrea Scacco Carrasco, quien desde muy joven se involucró en la política local, pues con apenas 21 años llegó a ser concejala; y reelecta durante dos periodos consecutivos; en 2014 ocupó la vicealcaldía de Ibarra y en las elecciones de 2019 se presentó a la Alcaldía de este cantón.

Apenas a sus 32 años de edad llegó a ser la primera mujer, en la historia del cantón Ibarra, en ocupar el cargo de alcaldesa.

En la vida de  Esperanza Torres Barros se combinan la pasión de ser madre y la de servir a Shushufindi desde la Municipalidad, pues en marzo del 2019 fue electa como alcaldesa de este cantón amazónico quien, al igual que Lucía y Andrea, es la única y primera mujer en dirigir su Municipalidad.

Esperanza  gusta de la actividad deportiva e impulsa su práctica. Es ingeniera en Administración de Empresas título que la llevó a ocupar cargos como gerente de la sucursal del Banco Nacional de Fomento y posteriormente la de gerente provincial de BanEcuador. Su compromiso con el trabajo social le impulso a constituir  la Fundación Mi Esperanza En Tus Manos, con el firme propósito de brindar ayuda social a los más necesitados. Ahora desde la Alcaldía su trabajo se enfoca en el desarrollo de las familias shushufindeñas.

Lucía, Andrea y Esperanza no solo cumplen su deber de buenas madres y esposas, sino también de profesionales, quienes proyectan sus flechas en contra de las voces opuestas a la autonomía de la mujer, quienes a diario demuestran que dirigir con capacidad y responsabilidad un cantón no solo es cosa de hombres, sino también de mujeres y ellas le ponen un toque especial: la sensibilidad, para  fortalecer la democracia y la gobernabilidad.

Riobamba tiene voz de mujer

CHIMBORAZO, Riobamba.- María Nathalia Urgiléz Zabala, nace en Riobamba, el 9 de Junio de 1993, a la corta edad de 9 años sufre la pérdida de su padre después de haber enfrentado durante 3 años, junto a su madre y sus dos hermanos mayores, una lucha incansable contra el cáncer, evento que marcó su vida.

Cursó sus estudios primarios y secundarios en la Unidad Educativa Santo Tomás Apóstol Riobamba, donde forjó sus primeros pasos en el liderazgo y el activismo por los derechos de la naturaleza y las mujeres.

Decidió iniciar sus estudios universitarios en Derecho en la Universidad Técnica Particular de Loja, y simultáneamente la carrera de Ingeniera en Biotecnología Ambiental en la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, siendo en esta última institución, donde su formación técnica pero sobre todo humanista, despertó en Nathalia desde los primeros años, que en el 2013 es designada como representante estudiantil de la ESPOCH.

A partir de esa experiencia se identifica la necesidad de fortalecer la participación estudiantil dentro de la Politécnica de Chimborazo, tomando la iniciativa de consolidar un movimiento que posibilitara la elección de dirigentes estudiantiles éticos, transparentes, independientes, y preparados para asumir el liderazgo dentro de los espacios de participación. Fruto de ese proceso, luego de más de 40 años de vida institucional, resultó electa como la primera mujer presidenta de la Federación de Estudiantes Politécnicos de Chimborazo.

Una vez concluida la etapa estudiantil inició un proceso de formación en política, en liderazgo y administración pública y privada; camino que la llevó a ser seleccionada como becaria de la Escuela de Liderazgo del Centro de Formación para el Futuro de la Fundación FIDAL, también fue seleccionada para participar en representación del Ecuador en un intercambio de liderazgo juvenil regional en La Paz, Bolivia, y días más tarde en una simulación académica de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible en Bogotá.

Su paso por la dirigencia estudiantil, le dio la oportunidad de integrar y liderar varias organizaciones juveniles y sociales que le permitieron conocer de cerca la realidad de la limitada participación de los jóvenes y las mujeres en la toma de decisiones en el cantón. De esta manera luego de un enriquecedor proceso electoral en donde fue la única mujer encabezando la lista de concejales urbanos, resultó electa con la segunda votación más alta en el cantón Riobamba.

Actualmente, se desempeña como presidenta de la Comisión de Igualdad y Género y miembro de las comisiones de Planificación y Presupuesto, Fiscalización, Obras públicas y Ordenamiento territorial del GAD Municipal de Riobamba.

Sus ejes de acción dentro de la concejalía están enmarcados en el fortalecimiento de la participación ciudadana, el rol de la mujer en la política y la sociedad; así como en el impulso a la formación y participación de los jóvenes en la toma de decisiones en el cantón.

 Martha Romero, una mujer de empuje

 Martha Romero Sáenz, mujer luchadora actualmente es concejala del cantón Olmedo de la provincia de Manabí, ha defendido los derechos laborales de las mujeres de su cantón, formó el grupo de JÓVENES EMAUS en su comunidad con apenas 13 años de edad realizando acciones sociales, comprometiendo a la juventud a dar pasos importantes en la formación de su vida.

En el 2014 su pueblo le otorgó un título importante por ser la portavoz y representante de las mujeres en el cabildo municipal como concejal, desde donde ha luchado para que se le dé el espacio que merecen las mujeres y exista verdadera equidad de género en Olmedo, es parte de la Plataforma Nacional de Mujeres, quienes han velado por prevenir y erradicar la Violencia de género.

Se ha desempeñado como miembro activo y presidenta de la organización de mujeres campesinas en la comunidad La Florida formando parte del desarrollo comunitario e impulsado a las matronas que creen en sus fortalezas para mejorar el desarrollo familiar. Se ha desempeñado como educadora familiar en comunidades como: La Margarita, La Travesía, Estero León, El Retiro, causando incidencias educativas en las familias niños, niñas, jóvenes y adolescentes de las comunidades.

Como concejal logro gestionar el Infocentro para que las familias de las comunidades tengan el derecho a la tecnología, y así los niños, jóvenes y de manera especial, los grupos de atención prioritaria puedan realizar sus tareas ya que en los sectores rurales del cantón carecen del internet.

Martha Romero se ha destacado por fortalecer a las emprendedoras de su cantón gestionándoles créditos a través de BAN Ecuador con emprendimientos productivos, agrícolas, ganaderos, entre otros, creando espacios de oportunidades para las mujeres de su cantón y comunidades.

Romero destaca que las mujeres han logrado hacer cambios desde sus realidades, a pesar de la situación socio económica admira la capacidad que poseen las mujeres y cree en el potencial de las damas y niñas de la ruralidad manabita. En los actuales momentos es miembro del colectivo de mujeres tejedoras manabita.

Martha Romero Sáenz nació el 19 de marzo de 1980, en el cantón Portoviejo, casada con el señor Nevaldo Matías Vernaza Mendoza, sus hijos Naomy, Nohely, Samuel y Nicolle Vernaza Romero.

Frase: «Estamos hechas para luchar, que nuestra mejor prenda de vestir sea la lucha diaria; detengamos la opresión entre nosotras mismas, no debemos mirarnos como competencia entre mujeres, si no como un verdadero equipo, así resulta mejor el trabajo, juntas somos más…»

Dedicación, trabajo y amor, refleja Mayra en la UTR7

MACHALA, El Oro.- Conductores, guardias, auxiliares de servicios, también son parte de la Asociación de Municipalidades Ecuatorianas (AME), quienes con su trabajo silencioso y dedicado, aportan día a día a esta entidad.

Un claro ejemplo de trabajo y superación es Mayra Pachar Sánchez, quien llegó a AME con apenas 16 años, ella proveniente del cantón Saraguro, provincia de Loja, encontró la oportunidad de trabajar en la Unidad Técnica Regional 7, siendo menor de edad en la modalidad de servicios varios, es decir, por medio de la emisión de facturas, ocupando el cargo de Auxiliar de servicios en 2004.

Luego de su horario de trabajo, retornaba a El Guabo, donde vivía con su familia, para dirigirse a estudiar en la noche, acción que le permitió graduarse de bachiller.

Mientras crecía profesionalmente, también lo hacía en AME, a más de cumplir con sus responsabilidades, fue aprendiendo nuevas funciones, comenzó a hacer oficios, informes y el trabajo de una secretaria.

Después de algún tiempo, con la insistencia de sus compañeros, con el apoyo de AME, y de su nueva familia, su esposo y su hijo, decidió profesionalizarse, ingresando a la universidad a seguir la carrera de Ingeniería en Administración de Empresas; permitiéndose dividir su tiempo entre la familia, el trabajo y los estudios. Sacrificio que le llevó luego de cinco años, a obtener el título ansiado, caracterizándola como una mujer luchadora, decidida, responsable y carismática.

Hoy en día, aparte de ser una gran profesional, sigue desempeñando su trabajo con responsabilidad, ocupa el mismo cargo que hace 16 años le encomendaron, pero con el plus de que es más que eso, ella se encarga de dinamizar a la regional, apoya con sus conocimientos a los técnicos, es la mano derecha de la coordinación y la amiga incondicional del equipo de trabajo.