Casa Kigman guarda legado de pintor

RUMIÑAHUI, Pichincha.- El Municipio de Rumiñahui, firmó un comodato por 50 años con la familia Kigman para administrar y rehabilitar la casa patrimonial que perteneció al reconocido pintor Eduardo Kigman.

La idea es implementar un centro cultural para fortalecer las artes pictóricas en el cantón. En su primera fase, la municipalidad y los familiares del pintor, presentarán una linea de tiempo que recorrerá las principales etapas de la vida del artista, en los diferentes espacios de su vivienda.

Eduardo Kingman, conocido como el “Pintor de las Manos”, fue uno de los artistas plásticos más renombrados del Ecuador, por su obra de carácter social que despuntó en la década de los 30. Sus trazos fuertes y coloridos hicieron visibles el dolor, la angustia, la soledad, la tristeza, el amor maternal y la resignación con temáticas de la vida cotidiana.

El artista decía que “un tema un tanto obsesivo, ya que mi vida ha transcurrido entre dos guerras mundiales, ha sido esa aterradora amenaza que se cierne sobre la humanidad, tal es el caso, de la segunda guerra mundial que trabajé en el óleo que se titula: La Hora Oscura”.

En la “Posada de la Soledad”, como denominó a su casa de San Rafael, vivió entre lienzos y pinceles para colorear la historia de su pueblo. A lo largo de su trayectoria artística, Eduardo Kingman desarrolló su gusto por el dibujo, la pintura y la madera.

Casa Kingman abrió sus puertas al público, el pasado jueves 11 de mayo, para rememorar el legado del “Pintor de las Manos” y resaltar su aporte a la cultura del cantón Rumiñahui, Ecuador y el mundo.

Fuente: Gobierno Municipal de Rumiñahui