Cantones lojanos ofrecen naturaleza y gastronomía en Carnaval

Balnearios, sitios arqueológicos, piscinas naturales, cascadas, bosques secos, reservas ecológicas y una amplia diversidad gastronómica es lo que espera a los turistas que decidan visitar durante este Feriado de Carnaval, alguno de los 16 cantones de la provincia de Loja.

La oferta turística se inicia en Chaguarpamba, al este de la provincia, con los Petroglifos de Misquillana y su Centro Histórico, las cascadas Las Saraguallas y Las Peñas, y continúa en el Cerro Pucará y los Monolitos de Quillusara en el cantón Celica, ruinas arqueológicas que datan de la época de los Incas que se asentaron en estas inmensas montañas y planicies adornadas por grandes árboles centenarios.

En Chaguarpamaba se puede disfrutar del reconocido molloco, el repe blanco, tamales de guineo, caldillo o crema de maní y pepián, y los deliciosos bocadillos preparados con la miel de la caña de azúcar. En tanto que en Celica se puede degustar de la chanfaina, plato tradicional que contiene carne de cerdo con un guisado de verduras y arroz. El queso celicano y buñuelos de harina de maíz con miel.

Avanzando hacia el sur, está Puyango con su Bosque Petrificado y las aguas sulfurosas de El Arenal. Más adelante, se llega a Zapotillo, con su maravilloso bosque seco de las parroquias Mangahurco y Cazaderos y su complejo recreacional. Aquí se podrá saborear el afamado plato típico “Chivo al hueco”, manjar y yogur de leche de cabra. El cantón Pindal, conocido como “La capital maicera del país”, con su complejo de piscinas naturales y su Laguna La Encantada. Quilanga, con su Cerro Chiro, vigilante de la ciudad donde anidan los gavilanes, y su laguna Chuquiragua, cuyas aguas son utilizadas para fines medicinales. El turista podrá degustar el café de Quilanga, de fino aroma y sabor inigualable.

Paltas y su Cerro Shiriculapo, hermoso mirador de 600 metros de altura que domina la ciudad. En quichua significa “balcón frío” o “balcón del rey”. También se puede visitar el Museo Marista, para reencontrarse con la cultura palta, artesanías, insectos disecados, utensilios y corales. Degustar la salsa de maní y el seco de gallina criolla.

En Calvas está el Cerro Ahuaca, de origen volcánico que se levanta a 5 minutos de la cabecera cantonal Cariamanga, también El Cerro Pan de Azúcar y el Baño del Inca. En Catamayo, los turistas podrán visitar El Arco de Piedra y La Loma de los Gentiles, para más tarde disfrutar de su especialidad gastronómica “La Cecina”, en sus complejos turísticos y restaurantes.

El cantón Espíndola con sus cascadas “Peñón del diablo”, y el complejo lacustre de Jimbura y Amaluza, situados a 3.600 msnm, adecuados para practicar el ecoturismo de montaña. Gonzanamá con su Santuario del Buen Suceso. Sozoranga, en el extremo sur y limítrofe con el Perú, ofrece su mayor atractivo natural: la reserva El Tundo, un bosque de 158 hectáreas de madera de nogal, donde habitan cientos de aves y especies únicas de flora y fauna.

Macará con sus reservas biológicas El Jorupe y Hornillos, donde existen petroglifos que representan ideogramas poco conocidos por el público en general.

La variedad de atractivos turísticos, platos típicos, cultura, cortesía y calidez de la gente que habita en los cantones lojanos, espera a los turistas para celebrar en conjunto la alegría del carnaval 2016.

10 febrero regional 7