REFLEXIÓN Y DEBATE EN LA XVIII BIENAL PANAMERICANA DE ARQUITECTURA DE QUITO

 

ARQUITECTURA 2

Desde este lunes 19 de noviembre hasta el viernes 23 de noviembre, Quito es el epicentro de la arquitectura y del urbanismo del continente con la XVIII Bienal Panamericana de Arquitectura y el seminario “La Arquitectura Necesaria”, espacios abiertos para la reflexión y replanteamiento hacia una visión interdisciplinaria, intercultural y comprometida de la arquitectura.

La inauguración se cumplió este lunes en el coliseo General Rumiñahui ante unos 4.000 participantes de diferentes países como Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Guatemala, Argentina, Ecuador, entre otros.

En el acto inaugural estuvieron el presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Cordero; el alcalde de Quito, Augusto Barrera; las ministras de Patrimonio y Cultura, María Fernanda Espinosa y Erika Silva, respectivamente; el prefecto de Pichincha, Gustavo Baroja; el presidente de la Bienal, Handel Guayasamín; el presidente del Colegio de Arquitectos, Alberto Andino, y estudiantes de arquitectura de universidades públicas y privados.

 

La bienvenida a los participantesALCALDE

El alcalde de Quito, Augusto Barrera, saludó la presencia de los participantes a esta cita  a quienes dijo que “Quito siempre acoge con cariño estos espacios de reflexión democrática que permiten la construcción del mundo que estamos transformando”.

El burgomaestre hizo varias reflexiones sobre la ciudad, el país y el continente. “América actualmente vive uno de los más profundos procesos de urbanización: el 80% de habitantes vive en las ciudades, ocho ya son megalópolis y 55 han sobrepasado el millón y medio de habitantes”, recordó.

Por eso, continuó Barrera, el tema de la movilidad, no solo en Quito sino en Bogotá, Río de Janeiro o Buenos Aires ya no se puede concebirlo basado en el auto individual. “Eso ya no es posible”, dijo.

En el caso de Quito tenemos 450.000 vehículos y cada año ingresan 45.000 más. Aquello quiere decir que en menos de una década se deberán construir el doble de vías que actualmente existen, explicó el alcalde. “Eso es absolutamente imposible y hay que modificar la matriz de movilidad, ir a modelos de transporte público y fomentar la recuperación del espacio público y formas de movilidad no motorizadas”, enfatizó.

Estas fueron solo algunas de las inquietudes que Augusto Barrera dejó planteadas ante la Bienal para que sean abordadas en los espacios de reflexión.

 

La bienal de Quito, del Ecuador y del mundo

El presidente de la XVIII Bienal Panamericana de Arquitectura, Handel Guayasamín, destacó la importancia de este encuentro como un escenario para la reflexión profunda sobre las bases éticas, científicas y disciplinarias de la arquitectura.

Sostuvo que el mundo globalizado obliga a redefinir las reglas de juego y el quehacer de la arquitectura. “Esta profesión debe mirar su accionar en una dimensión social, familiar e individual, creando objetos y ambientes públicos y privados en los que el verdadero valor esté dado por la capacidad de respuesta a las necesidades humanas, de uso, material y espiritual y no al valor monetario”, afirmó.

“Nuestra arquitectura debe ser como los árboles que reciben el sol, el viento y la lluvia, que son universales pero al mismo tiempo tienen su raíces en un lugar del cual se nutren con los fluidos de su historia y su cultura”, sentenció en la parte final de su intervención.

 

La arquitectura necesaria y la ciudad necesaria

Esta bienal, denominada “BB Bienal Básica”, quiere volver su mirada a la realidad para encontrar los problemas necesarios e importantes  y, a partir de ellos, replantear o revalorizar las bases que, disciplinariamente, fundan la arquitectura y el urbanismo.

“Lo que puede ser, lo que debe ser y lo que no debe ser”, son las interrogantes que se espera despejar en este encuentro que tiene dos seminarios simultáneos: “La arquitectura necesaria” y “La ciudad necesaria”.

 

 Fuente Agencia de Noticias de Quito (www.noticiasquito.gob.ec).