Olmedo: cantón joven, pero con gran tradición

OLMEDO, Loja.- Olmedo, cantón de la provincia de Loja, considerado uno de los cantones más pequeños, está formado por una sola parroquia rurales uno de los más jóvenes de la provincia con 23 años de creación.

Con un clima agradable, sus habitantes en su mayoría son adultos mayores, quienes poseen el conocimiento, fuerza y vitalidad que muchos jóvenes podrían anhelar. La longevidad en este sector es muy significativa, atribuyendo este hecho al clima, la tranquilidad y buena alimentación.

Olmedo es un cantón que vive de la actividad agrícola, en especial por la producción de café, producto aclamado por propios y extraños; incluso ha recibido reconocimientos de talla nacional e internacional. Entre los productos que se cosechan están el maní, caña de azúcar, plátano, maíz, granos y frutas.

La historia relata que en esta ciudad se encontró evidencia de la etnia aborigen preincaica Palta. Existen evidencias arqueológicas de mucha importancia para documentar la historia de Loja, se cree que sus descendientes aún habitan el lugar y mantienen sus tradiciones de generación en generación.

La producción de la caña de azúcar es una tradición que no ha muerto a pesar del paso de los años, los olmedenses utilizan este producto para generar azúcar, miel, panela y destilar alcohol, este último conocido comúnmente en la provincia de Loja como ‘punta’. La habilidad de sus habitantes siempre ha sido difundida y compartida con quienes llegan a visitar este lugar.

Para los olmedenses, el paso de los años les ha enseñado a aprovechar cada uno de los productos que les brinda la madre naturaleza, por ende, con la elaboración de la miel de caña de azúcar y con la producción de maní, han elaborado los tradicionales bocadillos, blanqueados y alfeñiques; convirtiéndose estos productos en un símbolo típico del cantón. Por su parte, el café es considerado como la segunda carta de presentación de Olmedo.

En este cantón es típico caminar por los senderos, visitar los barrios, disfrutar de sus paisajes y llegar a una molienda o ramada, donde la cachaza es lo primero que ofrece un olmedense. Este producto es una espuma dulce que se da durante la molienda de la caña y posterior cocción; quienes la muelen, señalan que la cachaza tiene gran variedad de vitaminas y previene la anemia.

Los expertos en la elaboración de miel conocen el tiempo y punto exacto que debe alcanzar la misma para proceder a retirarla del fuego y colocarla, en muchos de los casos, en una piedra de gran tamaño, batea de madera o en una lata; donde, antes que la miel se enfríe por completo, le colocan el maní -ya sea molido o en grano, dependiendo del tipo de dulces que se quiere elaborar-. Al estar estos dos productos juntos, el trabajo de las personas es arduo, pues deben mezclarlos bien hasta conseguir la consistencia anhelada, sin dejar que la miel se endure o enfríe; luego proceden a dividirlos por porciones, colocándolos en hojas de guineo o de alguna planta del lugar, para que pueda enfriarse y de ahí ponerlos en fundas o tarrinas donde se va a comercializar.

DATO:

La mayor riqueza del cantón es el territorio de la gran nación Palta, etnia aborigen pre incásica y precolombina de incidencia notable en la identidad provincial, de ello deriva que en sus espacios diversos existan evidencias arqueológicas de mucha importancia para documentar la historia de Loja.