Quijos, ícono del Patrimonio Cultural Nacional en la Amazonia

QUIJOS, Napo.- Con la suscripción del Acuerdo que eleva al Itinerario Cultural del “Camino del Arriero” a Patrimonio Nacional, firmado por el ministro de Cultura y Patrimonio, Raúl Pérez Torres. Con esta nueva declaración, el cantón Quijos ostenta dos patrimonios; esta segunda denominación responde a las singularidades específicas como poseer dinámicas socio culturales, productivas y comerciales, donde la figura del arriero es un legado cultural presente en la memoria colectiva que conlleva a una serie de manifestaciones materiales e inmateriales.

El Ministro Pérez Torres, en su intervención dijo que esta manifestación patrimonial representa una carga simbólica atada a lo que fue un sistema cultural, social, laboral, familiar, emocional y espiritual vinculado a un territorio de paisajes agrestes y difíciles, convirtiéndolo en un referente identitario.

Este Patrimonio Cultural de la Nación “Camino del Arriero” (Itinerario Cultural) del cantón Quijos, ubicado en la provincia del Napo, se suma al obtenido en 1995 que elevó a Baeza Antiguo a esta misma categoría.

Durante el acto, el alcalde de Quijos, Javier Vinueza, agradeció a las instituciones por la materialización de este hito pero también a la sociedad civil por tan mentado reconocimiento.

La participación ciudadana y el trabajo en equipo con los organismos competentes dieron paso a que se cumpla este anhelo del Barrio Guagrayacu y de la actual administración, presidida por el Primer Personero Municipal Javier Vinueza, quien desde el inicio que tuvo conocimiento de esta manifestación cultural brindó todo el apoyo e hizo las gestiones necesarias para la consecución de esta importante declaratoria.

Este homenaje a los Arrieros de Quijos, inmortaliza las innumerables gestas laborales de este grupo, quienes hace más de cinco décadas con sus caballos o mulares transportaban sus productos desde el Valle del Quijos hacia los diferentes mercados nacionales, atravesando caminos inhóspitos llenos de lodo, maleza, lluvia y frío.

El camino tejió una conexión profunda entre el arriero y su mula, generando una dinámica de intercambio comercial de productos entre la Sierra y la Amazonía.

5 días demoraban los arrieros para llevar materiales de construcción y mercaderías entre Quito y la Amazonía.