Los grabados de la sabiduría ancestral sobreviven en Cotundo

ARCHIDONA, Napo.- Mucho antes que los espíritus deambularan por los corredores de la selva amazónica, al interior de sus entrañas, recorrían y plasmaban su paso varias culturas que a lo largo de los milenios como una razón de su existencia han dejado grabados sus experiencias, vivencias, temores o deidades a las que ofrecían el sacrifico del día a día, esos rastros quedaron sobre el rostro de las rocas conocidos como petroglifos, que por doquier abundan en la Amazonia, en especial en Cotundo cantón Archidona, provincia de Napo.

Cotundo, es una parroquia conocida como “El Valle Sagrado”, por la gran cantidad de petroglifos que se encuentran a su alrededor y por los vestigios arqueológicos de culturas encontrados que se remontan hasta 10. 000 años a. C. es lo que en breves detalles, explicó Santiago Cuvi, Director de Turismo del municipio de Archidona.

Según investigaciones del padre Pedro Porras, arqueólogo y parte de la misión Josefina que evangelizó estas zonas, en la década de los años 60 del siglo pasado; estos petroglifos hacen referencia a aquellos semblantes relacionados con la vida del grupo tribal, por su manera de percibir el mundo y sobre todo su realidad histórica a la cual pertenecían, como por ejemplo, orígenes, representaciones mitológicas, referencias totémicas, simbolismo religioso, cultural y representación mágico simbólica.

Para muchos pobladores de la cuenca amazónica, los petroglifos tienen poder y vida, muchos conversan que cuando se camina cerca de las rocas, se escuchan sonidos de personas que caminan, o aves que cantan. Otros manifiestan que las piedras guardan los conocimientos y sabidurías de sus ancestros por eso los hombres más sabios visitaban comúnmente esos lugares para pedir ideas y poder.

El hallazgo de esta gran cantidad de joyas arqueológicas en el “Valle Sagrado”, dio paso para que el 8 de diciembre de 2005, Cotundo fuera declarado como Patrimonio Cultural del Ecuador.

Asimismo,  Cuvi, dijo que la municipalidad ha inventariado alrededor de 60 piedras que tienen esta simbología ancestral de culturas que dejaron sus rastros. Existe la predisposición del cabildo para intervenir en el rescate de esta riqueza cultural y crear la Ruta de los Petroglifos, pero para eso depende de la disponibilidad de recursos y presupuesto.

Mientras, esto nos puntualizaba Santiago Cuvi del GAD municipal; Bladimir Quilumba de Cotundo, nos relató que toda el área de la parroquia antes de Cristo, estuvo habitada por varias culturas que dejaron su legado en las piedras que eran centro ceremoniales de sus deidades y sabiduría.

La mirada de Inti se esconde en el horizonte, entre las nevadas verdes de la selva amazónica, y da paso para que la bella luna llena asome, acá en Cotundo colonos, indígenas y extranjeros, esperan que los espiritus que descansan en las piedras no se ahuyenten por el bullicio de la modernidad y el abandono de su nueva generación que no capta su sabiduría.