Panes de “Las Villacís”, son una tradición en Cuenca

CUENCA, Azuay.- Cada mañana los cuencanos se levantan para comprar el pan en la Panadería de “Las Villacís”, la más famosa y tradicional de esta ciudad del austro ecuatoriano, que desde 1908 y por varias generaciones, está dedicada a esta actividad productiva, que forma parte de la cultura popular y del desayuno diario de los morlacos.

El nombre se origina en esa época de principios de siglo cuando la señora Alegría Villacís, emprendió el negocio en el mismo sitio donde funciona hasta ahora, en las calles Borrero entre Sangurima y Vega Muñoz. Ella fue la bisabuela de las hermanas Carlota y Lupe Vélez Villacís, que heredaron los conocimientos y las recetas, que ahora les sirven para preparar la diversidad de panes que se ofrecen al público.

Carlota Villacís recuerda que el amor por su familia y a esta actividad con la que vivieron y crecieron, las llevó a su hermana Lupe y a ella, a inclinarse por continuar el arte de la elaboración de panes que tienen una gran acogida entre los cuencanos.

En la Panadería de “Las Villacís”, se producen 1.000 panes diarios que se venden el mismo día, sostiene Carlota Villacís, y agrega que de esta actividad viven seis familias que laboran en el proceso de producción y venta del pan. Señala que los ingredientes son naturales: harina íntegra que contiene salvado de trigo, miel de panela, sal y levadura.

Explica que los panes más apetecidos son los mestizos que se venden a 20 centavos de dólar, y otros como “Las rodillas de Cristo”, el Pan de huevo, gusanitos, quesitos, bizcochos y enrollados, forman parte de la amplia variedad que está a disposición de los cuencanos que acuden todos los días a su local para comprar los productos.

Y mientras los cuencanos continúan llegando a la Panadería de “Las Villacís”, para disfrutar este producto indispensable en la dieta de las mañanas, sus propietarias siguen pensando en las formas de mejorar la atención y mantener la tradición familiar de este negocio que constituye un referente de la cultura gastronómica de “Santa Ana de los cuatro ríos de Cuenca”.