EN CORAZÓN DE MUNDO NUEVO POR PRIMERA VEZ TENDRÁN UNA RED DE ALCANTARILLADO

01 corazon mundo carchi 17 05 2012

50 Habitantes de la comunidad “Corazón de Mundo Nuevo” perteneciente a la parroquia El Goaltal, en Espejo, Carchi, acudieron a  una reunión con Kléber Andrade, alcalde de Espejo y presidente de la Asociación de Municipalidades Ecuatorianas (AME) regional 1, Laura Mafla, vicealcaldesa y técnicos de la Secretaría de Plan Ecuador.  En el encuentro se socializó el proyecto de alcantarillado, planta de tratamiento y unidades básicas sanitarias que se ejecutará en esta zona rural del cantón carchense.

Edison Sandoval, presidente de la parroquia El Goaltal, dijo que en la comunidad se requiere urgente de la dotación del alcantarillado. “Esto es parte de la salud de nuestros hijos. Las letrinas que tenemos no son saludables y ya no abastecen a las ocho comunidades”. En una primera fase se iniciará con el alcantarillado en las comunidades de Guayabal, Chutín y Corazón de Mundo Nuevo.

Es la primera vez que en este sector, que se dedica en un 90% a la agricultura, tendrá una red de alcantarillado. “No es posible que en pleno siglo XXI haya existan sitios que no cuenten con alcantarillado”, precisó Andrade.  Además, recordó que cumplir, como alcalde la tarea de golpear puertas para obtener recursos y destinarlos a obras que beneficien a la ciudadanía.

El proyecto costará cerca de 172 mil dólares y su tiempo de ejecución será de 2 meses. Álvaro Espinoza, coordinador de Plan Ecuador, aseguró que en dos meses se iniciarán los trabajos y que el 30% de la mano de obra será local. “En una primera fase se invertirán 5 millones de dólares en Carchi”. En “Corazón de Mundo Nuevo” se beneficiarán de forma directa 250 lugareños.

“La salud es básica para el desarrollo de la gente. Con estas obras se disminuyen los focos de infección” dijo Laura Mafla, vicealcaldesa de Espejo.
Los lugareños dijeron estar satisfechos con la socialización del proyecto. “Es una buena obra porque antes no teníamos en donde depositar los desechos”, indicó Sonia Patiño, moradora de 35 años.