Un camposanto convertido en un ícono turístico, en Tulcán

TULCÁN, Carchi. –  Tulcán, capital de la provincia del Carchi, cuenta con una serie de espacios que captan la atención de propios y extraños. Uno de ellos es el cementerio de la ciudad,  denominado desde el 2005 como “José María Azael Franco Guerrero. Este lugar a más de ser destinado a enterrar a los muertos; es conocido a nivel nacional e internacional como un sitio turístico, pues cuenta con una gran cantidad de árboles de ciprés que de manera permanente reciben una poda ornamental o artística.

Se encuentra ubicado al noroccidente de la ciudad de Tulcán, en   la calle Cotopaxi y avenida El Cementerio; con una extensión de 8 hectáreas, de las cuales más de 4 pertenecen a la zona de jardines.

Al primer momento de ingresar a este lugar se siente ese agradable olor a ciprés, y un aire puro incomparable, que invita a recorrer cada uno de los espacios adecuadamente organizados.  Pero no se observan simples cipreses, pues a cada paso se puede evidenciar verdaderas obras de arte. Son más de 300 figuras de formas representativas de la flora y fauna del Ecuador y de los pueblos pasto Quillasinga y otras culturas del Ecuador; y de la cultura egipcia, hebrea y romana.

El camposanto tiene dos zonas: el “Parque de los Recuerdos” y el “Altar de Dios” y el ingreso a recorrer este lugar es gratuito y el horario de visita es de lunes a domingo. No solo visitan el lugar, los familiares de los difuntos, sino que gran parte de quieres llegan al cementerio son r turistas nacionales y extranjeros, quienes tienen que seguir recomendaciones de manuales y guías turísticas; y en la actualidad deben respetar todas las normas de bioseguridad implementadas por el tema de la pandemia.

Ver cada una de las grandes esculturas verdades, es una experiencia mágica; pues a cada paso los visitantes se sorprenden de la belleza con la que los cipreses se trasformaron en agradables figuras. Observar un ave gigante y verde, ahí es posible pues las hábiles manos de quienes podan los árboles mantienen en buen estado y forma cada una de las figuras.

Es una maravilla moderna,  que en su recorrido ofrece un espectáculo único digno de ser apreciado por turistas. El lugar es administrado por el Municipio Local, que lo mantiene en excelentes condiciones, para que propios y extraños puedan disfrutar de la belleza de este espacio. No dude en visitar el Cementerio de Tulcán.

DATOS IMPORTANTES

El cementerio de Tulcán fue fundado en 1932 para reemplazar el antiguo que estaba ubicado en la loma de Santiago, afectado en el terremoto de 1923.

La obra de los jardines fue iniciada por José María Azael Franco Guerrero en 1936, cuando ocupaba el cargo de Jefe de Parques del Municipio de Tulcán.

El 28 de mayo de 1984 este lugar fue declarado “Patrimonio Cultural del Estado” por el Instituto de Patrimonio Cultural del Ecuador y en agosto de ese año  la Dirección Nacional de Turismo lo declaró, junto a sus jardines interiores, como “Sitio natural de interés turístico Nacional”.

En el año 2005, por medio de Resolución de Concejo Municipal se asigna al camposanto con el nombre de Cementerio José María Azaél Franco.