Quinlata, sinónimo de coloridos paisajes

PATATE, Tungurahua.- Patate cuenta con emblemáticos vergeles en las parroquias Matriz, Sucre, El Triunfo y Los Andes y en las diferentes comunidades donde se observan coloridos y aromáticos huertos.

El reconocido barrio Quinlata es el sector de viveros al aire libre, con aproximadamente 15 fincas en las que se cultivan diversidad de plantas que son comercializadas dentro y fuera de la localidad. Actualmente, existen cerca de 80.000 semillas de durazno, claudia, pera, limón, guaba, naranja, mandarina, aguacate, claveles, rosas y platas aromáticas y medicinales en proceso de germinación.

A cinco minutos de allí se encuentra el Vivero El Rosal, el cual hace honor a su nombre, pues allí se cultivan cerca de 5 mil rosas y más flores ornamentales. Alonso Pilahuano, propietario, cuenta que allí se siembran y expenden también plántulas de chirimoya, aguacate y más frutos cítricos.

En este lugar se pueden adquirir plantas con precios accesibles, por ejemplo, existen plantas que van desde USD 1 hasta USD 15, dependiendo del estado de crecimiento que tengan.

Estos emprendimientos son uno de los principales atractivos del cantón, estos pueden ser adquiridos en el Centro de Comercialización a dos cuadras del Parque Central; allí se expenden gran variedad de plantas frutales y ornamentales.

El clima de Patate oscila entre 19 y 26 grados, lo cual favorece el cultivo de frutas cálidas, como la mandarina, limón, chirimoya, aguacate y tomate de árbol.  Además allí se cultiva fréjol, maíz, arveja, zambo, zapallos y uva. Este último fruto hace 3 décadas fue el cultivo principal del cantón así como de ciudades vecinas.

DATO: A este atractivo se suma los paisajes naturales de Patate, como sus cascadas, senderos, miradores y espacios para el aviturismo. También hay un museo arqueológico y religioso. Su gastronomía, como las famosas las arepas y la chicha de uva, son otro atractivo.