PANADERÍA ERICK, UN SUEÑO HECHO REALIDAD QUE OFRECE LOS MÁS EXQUISTOS POSTRES EN LA CIUDAD DE GUAYAQUIL

Panadería Erick, está ubicada en la avenida Plaza Dañín y Juan Medina Unamuno esquina, un sector muy comercial de la ciudad de Guayaquil. Este sueño se levanta producto de las adversidades que tuvo que sortear Wilson Flores Torres, oriundo del cantón Píllaro, provincia de Tungurahua, que llegó a la Perla del Pacífico, con 13 años y una maleta cargada de sueños por cumplir.

“No solo somos panadería,  hemos crecido y ahora somos una cafetería”, cuenta orgulloso su propietario, que siendo apenas un adolescente de 13 años comenzó a trabajar en una panadería junto a los grandes y candentes hornos, pues había llegado con la convicción de ayudar económicamente a su familia, que se dedicada a labores agrícolas y ganaderas en su natal Píllaro.

“Desgraciadamente mi madre falleció cuando iba a cumplir 14 años; pero me alegro haber aportado para su medicina el tiempo que pude”, cuenta.

Dice que su familia y amistades lo animaron a independizarse, a tener su propio negocio y junto a su esposa Anita abrieron una pequeña panadería que inició con la elaboración y venta de panes: enrollados, cara sucia, baguettes, y que eran vendidos por su esposa.

Parecía que la vida le sonreía, su negocio iba prosperando, contaba con el apoyo incondicional de su esposa, pero la vida le pondría una nueva prueba, la enfermedad y posterior muerte de su pequeño hijo de 3 años.

“Fue una tragedia para mi esposa y para mí. El dolor de perder a mi hijo me consumía cada día. Hasta que convertí su ausencia en una motivación y fortaleza. Mandé a pintar un letrero con la foto de mi hijo y el nombre de mi negocio cambió a Panadería Erick. Todos los días al llegar al local lo veo y eso me ayuda a continuar; porque de mi fortaleza dependen las familias de mis colaboradores”, expresa Wilson mientras hurga en sus recuerdos.

“Me esfuerzo siempre por la calidad de mis panes.

La fidelidad de la gente la he logrado con un buen producto. Recuerdo que uno de los primeros clientes que llegó a mi panadería, entró, miró y se fue sin comprar nada, eso me desilusionó, porque un cliente siempre debe llevarse algo. Si fue por un enrollado y no había, yo le doy un pan integral para que deguste sin costo y pruebe nuestra calidad. Así que la siguiente vez que entró a la panadería sí compró y ahora es uno de mis fieles clientes. Eso me llena de orgullo.

De esta forma, quienes se encuentren en la hermosa ciudad de Guayaquil pueden visitar “Panadería y Pastelería Erick” y disfrutar  de un delicioso café acompañado de alguno de los deliciosos postres que se sirven en este local, que se ha levantado gracias a la perseverancia de cumplir un sueño, que sin duda se convertirá en una de las tantas historias que motiva a trabajar en el fortalecimiento de la economía del país.

DATO: De acuerdo al censo realizado en 2010 Guayas ocupo el segundo lugar con mayor cantidad de migrantes internos, con una población de 722.962, siendo a la vez la provincia con mayor migración interna en la región Costa.

La migración a las grandes provincias responde a un factor estructural, ya que desde la colonia concentraban las actividades administrativas y económicas lo que las convirtió en los principales destinos de inmigración. Guayas es una de las provincias que tiene una ubicación privilegiada, está  próxima a los mercados (puertos, aeropuertos) y goza de mejores salarios, mayores oportunidades de empleo y mayor capital humano. Todas estas características la han hecho una de las provincias de mayor recepción de migrantes internos, en especial de las ocupaciones relacionadas con comercio, construcción, manufactura, servicios especializados y servicio doméstico.