Montúfar tiene un paraíso escondido

MONTÚFAR, Carchi. –  Montúfar, cantón de la provincia del Carchi, ofrece una serie de opciones y maravillas turísticas para ser apreciadas, por propios y extraños. Esta localidad está ubicada en el norte del país, a tres horas y media de la ciudad de Quito.

Bosques protectores, lagunas, cascadas, grutas religiosas, asociaciones de pequeños productores y una serie de emprendimientos están a disposición, para quienes desean conocer nuevos lugares.

Uno de ellos es el de la Asociación de Turismo Paraíso Escondido de Pizán, en la parroquia La Paz; que dentro de sus recorrido oferta la visita a la Peña Sagrada del Padre Aragán, cuya altura es de aproximadamente 10 metros y es  utilizada como mirador; además, por su singular forma los guías locales promueven la realización de algunos deportes de aventura, en este espacio.

Se recorre un sendero ecológico con una caminata de cerca de dos horas y media, dirigidos por guías nativos, además hay la opción de realizar cabalgatas, observación de aves y fotografía del paisaje, también  se puede acampar bajo el estrellado cielo nocturno. Lo ideal es llevar ropa bastante abrigada, carpa, sleeping y todo lo necesario para disfrutar de un camping familiar.

Y para completar toda esta mágica aventura, los visitantes pueden transportarse imaginariamente al pasado, escuchando las entretenidas historias de doña María Rosario, quien, a sus 85 años de edad, cuenta con gran lucidez las tradiciones mantenidas de generación en generación, convirtiéndose en una verdadera fuente de la historia local. Ella recuerda como su padre y su abuelo eran peones de lo que anteriormente era una gran hacienda, y eran ellos quienes, junto a decenas de hombres trabajadores de esta zona, se encargaban de cortar madera. “Taita Miguel iba a la montaña a cortar los bejucos y luego se los entregaban a gente de Bolívar, era parte del comercio de ese tiempo”, recuerda doña María.

Los dulces y golosinas a la orden

En esta localidad, también, se puede conocer sobre Puka Sara (Maíz Dorado por su traducción en kichwa) que es parte de la Asociación de Turismo Paraíso Escondido; es un emprendimiento enfocado a las golosinas tradicionales y que, entre otros manjares, oferta habas tostadas o enconfitadas, el tostado dulce o con chicharrón, maní, hongos de leche y de agua; estas delicias de la Sierra están al alcance de todos los visitantes por módicos precios.

Marcela Paguay es parte del emprendimiento Puka Sara, quien comenta que la idea de este pequeño negocio nació  hace varios años; ella junto a su hermana recibieron un curso de agroindustria y aprendieron a elaborar y yogurt y otros alimentos.

Puka Sara forma parte de los  más de 100 emprendimientos  que participaron en el  concurso “Montúfar Emprende”, puesto en marcha por el Municipio de ese cantón. El Alcalde Andrés Ponce López dijo que el proyecto tiene como objetivo buscar la reactivación económica cantonal, generando oportunidades para que los emprendimientos puedan transformarse en empresas y generen fuentes de trabajo.

Mediante gestión realizada por el Alcalde se logró el apoyo de la Cooperación Técnica Alemana, que aporta, para el proyecto Montufar Emprende, con USD 50 mil y la Municipalidad USD 19 mil, con una inversión total de USD 69 mil destinados para capacitación y equipamiento a los diez emprendimientos ganadores.

Marcela resalta el apoyo de la Alcaldía, pues menciona que han recibido constante capacitación  y han conocido técnicas y estrategias para promover su negocio y así  avanzar con el emprendimiento.

Si usted quiere conocer este hermoso rincón montufareño y degustar de las delicias que las hábiles manos de las mujeres locales preparan no dude en visitar la parroquia La Paz, en donde serán recibidos con la amabilidad que caracteriza a los lugareños.

DATO: Para pedidos de las deliciosas golosinas tradicionales Puka Sara pueden comunicarse al 0992003741.