“El Reventador” entre el miedo y la aventura

EL CHACO, Napo.- Una mezcla de tranquilidad, suspenso y aventura es lo que le espera a los amantes de la naturaleza cuando se sumerjan en las 300 hectáreas llena de una gran variedad de atractivos naturales como cascadas, cuevas, cavernas, ríos, lagunas, una gama de fauna y flora que rodean el sitio, un maravilloso mirador hacia el volcán Reventador que les da una bienvenida con una cortina de ceniza que expulsa constantemente de su cráter.

A tan solo una hora del cantón El Chaco, luego de pasar lugares exóticos y paisajes hermosos que solo la amazonia lo ostenta, con ríos con figuras de serpientes, árboles inmensos y pequeños, centrales hidroeléctricas, estaciones de bombeo del oro negro, acogedores paraderos de comida local, campos cultivados y otros de ganado, nubes que en cualquier momento desfogan denotadas gotas de agua, una carretera con tramos magníficos y otros desnivelados a falta de mantenimiento, es la tónica detallada que puede admirar el visitante cuando se embarca en esta aventura llamada “El Reventador”, un sitio privilegiado para quienes visitan la Hostería del mismo nombre.

Este lugar prístino, se encuentra cerca al río y puente que divide a las provincias de Napo y Sucumbíos en el km 159 de la vía que conduce a Lago Agrio.

Sus alrededores son propicios para la investigación de las aves del bosque nublado del mundo, el mayor exponente de esta familia es el gallito de la roca. El Reventador está dentro de los lugares privilegiados para el estudio de las ranas, aquí se pueden encontrar especies tan únicas como la rana de cristal.

A 20 minutos del centro turístico El Reventador se encuentra una joya natural de la Amazonia con 150 metros de altura y 14 de ancho la mágica y maravillosa cascada de San Rafael, la más alta y espectacular de todo el Ecuador.

Localizada entre la cordillera Andina y la región Amazónica del país (parte de la “Reserva de Biosfera Sumaco” concedida por la UNESCO el 10 de noviembre del 2000, únicamente a las áreas protegidas de gran valor cultural y natural), esa zona también ostenta una diversidad altísima de especies de flora y fauna.

Esta gran caída de agua natural, nace en las confluencias de los ríos Quijos y el Salado, con aguas limpias, transparentes, rodeada por una  alfombra de árboles tropicales, con una temperatura aproximada de 20º C. Ubicada en el límite de las provincias de Napo y Sucumbíos, en la ruta hacia Nueva Loja, a 25 km de la ciudad de Tena y a unos 61 km de Baeza.

Para Joselo Amaguay que es el dueño de este paraíso, con una espesa vegetación amazónica, combinada con 7 cabañas y 40 habitaciones, donde también puede degustar de la variada gastronomía local e internacional, que dan un acogedor recibimiento para quienes deseen pernoctar y vivir esta aventura, la hostería tiene todo en un solo lugar.

El lugar turístico se levantó hace 20 años como un emprendimiento familiar que hoy aún perdura en base al esfuerzo y dedicación para dar a conocer a los visitantes del país y del exterior que la Amazonía es un paraíso, dijo Joselo Amaguay, mientras nos señalaba como el coloso amazónico El Reventador emitía ceniza.

El flujo de turistas nacionales y extranjeros es permanente, y se incrementa durante los feriados por lo pasivo del lugar y sus atractivos culmino Amaguay.

La municipalidad de El Chaco promociona los sitios privilegiados que tiene para que los visitantes conozcan su belleza que esconde en sus alrededores y por la hospitalidad de su gente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *