LA MERCED, TRADICIÓN RELIGIOSA DE PORTOVIEJO

La fiesta que conjuga lo religioso, la diversión y lo comercial empezó hace 34 años. Lorena Loor, una devota de la virgen, expresó que desde niña acude a la iglesia de La Merced. «Vengo todos los domingos a misa, pero acudir en este tiempo a la iglesia tiene otro significado”, comenta.

La Santísima Virgen de la Merced, fue traída a Portoviejo por los padres Mercedarios desde Italia, desde entonces, los 24 de septiembre se celebra el día de la patrona. Manuel Cedeño, párroco de la iglesia, señaló que la entrega que tienen los portovejenses hacia su patrona ha hecho de ésta, la celebración más importante de la capital manabita, pues dicha fiesta religiosa empieza con el rosario de la aurora del 9 al 24 de septiembre.

Uno de los componentes más destacados de todos los 24 de septiembre, es la procesión de clausura del homenaje a La Merced, a la cual acuden miles de feligreses. La primera procesión se realizó el 24 de septiembre de 1972, pero pasaron 14 años para que esta actividad se llene de música y color.

Muchos milagros se le atribuye a la Virgen, ella es la madre de Jesús de Nazaret, que concibió a su hijo por obra y gracia del espíritu santo, por ello muchos devotos le tienen fe, y la aman como la madre celestial.  Wilfrido Pinargote, propietario de una tienda de calzado, fue quien le dio color y música a la procesión. «La primera vez que rendí tributo a la Virgen lancé papel picado por el balcón de mi casa, pero al siguiente año quise entregarle todo mi amor a la Virgen y organicé una fiesta con orquesta y juegos pirotécnicos”,  comentó.

Historia de la celebración

Una antigua tradición narra que en el año de 1218 la Virgen de La Merced se le apareció a San Pedro de Nolasco, a quién le recomendó que fundara una comunidad religiosa dedicada a socorrer a los que eran llevados cautivos a sitios lejanos. Además, le entregó el escapulario Mercedario como símbolo de su misión liberadora bajo la advocación de Santa María de la Misericordia o Merced de los Cautivos. En 1535 los sacerdotes mercedarios construyeron en Portoviejo el primer templo de La Merced, cinco años más tarde llegó la imagen de la virgen, la misma que hasta hoy se venera como patrona.

La patrona de Portoviejo tomó como centro de devoción a la capital de los manabitas, y esto ha sido así durante siglos, los devotos cada año honran esta noble causa, ayudando de alguna manera a los que más necesitan, y respetando el centro de oración donde alberga la morada de la Virgen, templo que además fue afectado por el terremoto.

DATO: El comercio no se activó este año. El COE Cantonal de Portoviejo no facilitó los permisos para realizar dicha celebración, esto como medida de prevención para los portovejenses ante la pandemia por el COVID-19