EL AGUA QUE VALE ORO EN LA MANÁ

La Maná, Cotopaxi.- Cuenta la leyenda que existe una trilogía de pirámides conectadas como antenas cósmicas en el planeta; la primera es la pirámide de Keops, la segunda fue encontrada en Sumeria, hoy Iraq, esa pirámide hecha de roca llegó a manos de los Masones que fueron expulsados de Inglaterra, se instalaron en Estados Unidos y fueron ellos quienes entregaron la pirámide a Benjamín Franklin, un creyente de su poder, quién imprimió la imagen en el billete de un dólar. Ahora ¿por qué esta pequeña reseña?, además el preguntarnos ¿dónde está la tercera pirámide?.

Según el investigador australiano Klaus Dona, fue encontrada cerca de la mitad del mundo, justamente en la montaña sagrada en las selvas de La Maná, curiosamente está a 7.470 millas de las pirámides de Giza, distancia que exactamente es el 30% de la circunferencia de la tierra.

Hace más de 30 años, Guillermo Sotomayor vivía en la montaña, recinto de Estero Hondo, el calificó a La Maná como el ombligo del mundo, poseía restos arqueológicos encontrados en el sector que se presumía eran de la cultura sumeria;  en varias ocasiones afirmó haber visto OVNIS, por lo que en su domicilio fue visitado por cadenas televisivas de todo el mundo, incluido Discovery  Channel.

Sin embargo, el mayor tesoro de esta tierra no estaba en sus hallazgos arqueológicos, ni en sus visitantes intergalácticos; estaba frente al mismo Sotomayor, y, lo iba a descubrir tras la enfermedad de su hija y luego de tener un sueño en donde le hacían una revelación; que debía bañar a su hija en las aguas que emergían naturalmente en su tierra.

La selva de La Maná esta llena de fuentes de agua artesiana, (el agua artesiana es el líquido que se encuentra naturalmente confinado entre dos capas de roca impermeable y que jamás ha sido tocada por la mano del hombre). Sotomayor habría bañado a su hija en estas aguas, y conseguiría su sanación; es ahí donde él descubrió que el mayor de tesoro de esta tierra es el agua.

El agua artesiana de La Maná ha sido analizada por más de 14 laboratorios en los Estados Unidos, esos estudios prueban que el contenido corresponde exactamente a una mezcla óptima que el cuerpo humano puede absorber.

Contiene oro y plata, aportan importantes beneficios a nuestro cuerpo; reduce el envejecimiento, equilibrio del sistema nervioso, elimina tóxicas, y contiene propiedades antibióticas y antivirales.

DATO: El manantial de La Maná tendría su origen en la formación de la Tierra, cuando aguas de ese tipo quedaron capturadas en las entrañas del planeta. Bajo esta premisa sería un agua prístina, que forma parte de un ciclo hidrológico abierto, totalmente aislado del ciclo vital cerrado (vapor-nubes-lluvia-lagos y ríos) en el que se mueven las demás aguas.