Gonzalo Pizarro una riqueza natural en la Amazonía

GONZALO PIZARRO, Sucumbíos.-  El Oriente Ecuatoriano es una región con una gran riqueza natural, conformado aproximadamente de 120.000 kilómetros cuadrados e integrado por las provincias de Sucumbíos, Orellana, Napo, Pastaza, Morona Santiago y Zamora; sitios que cuentan con hermosos parajes, deliciosa gastronomía y aspectos culturales que hacen de cada espacio amazónico un sitio ideal para ser visitado.

Hoy les contaremos sobre el mágico cantón Gonzalo Pizarro, la puerta de ingreso a la provincia de Sucumbíos.  Este lugar cuenta con un gran potencial, con un clima tropical lluvioso y una temperatura que fluctúa entre los 23 a 29 grados centígrados; ofrece una variedad de atractivos naturales como el  volcán El Reventador, las cascadas Cayagama, El Consuelo, Laguna Azul; los ríos Dué, Aguarico, Dashino; las cavernas Peñas Yaku, el bosque protector de la micro cuenca la Libertad; Las Pizarras; además una inmensa  flora y fauna y los saberes ancestrales de las nacionalidades Kichwa y Cofán.

Algunas opciones para visitar

Quienes gustan de realizar recorridos por la naturaleza, Gonzalo Pizarro es el sitio ideal. Los turistas locales, nacionales e internacionales pueden empezar su visita por el volcán El Reventador, ubicado entre el límite provincial de Napo y Sucumbíos. Se llega al río Azuela, puerta de entrada al atractivo y durante la caminata, en un sendero de interpretación de 6 kilómetros de extensión, se podrá ver una variedad de flora y fauna en especial brómelias y distintas aves como las guardianas del lugar.

Es uno de los volcanes más activos del arco volcánico ecuatoriano y el clima que predomina oscila entre los 17 grados centígrados; en esta zona volcánica está la exuberante vegetación como orquídeas y flores silvestres; el gallo de la peña, un ave hermosa por su color y canto; en el recorrido se puede observar el tapir, la guatusa, jaguar y el tigrillo; entre otros atractivos de flora y fauna.

A 20 minutos desde la ciudad de Lumbaquí está el Recinto Atenas. Desde este lugar se camina 25 minutos por un sendero para llegar a la cascada Cayagama, una caída de agua de 15 metros aproximadamente y en la base tiene una piscina natural con una profundidad no mayor a 2 metros.  Además, no puede dejar de conocer el Cañón de Coca, un paso histórico ubicado en la parroquia El Reventador, en el Recinto Simón Bolívar. Es un puente de 6 metros de largo que une las provincias de Sucumbíos y Napo. Según la Dirección de Turismo del Municipio de Gonzalo Pizarro, este espacio existe un lugar, el más estrecho, es un encañonado de 4 kilómetros de largo, punto histórico por donde atravesaron los conquistadores fácilmente en busca de la canela. Desde allí se observa la formación geológica de la roca de aproximadamente 120 metros de alto.

Para quienes gustan de algo más tranquilo, la alternativa es La Playa Escondida, ubicada en la vía Lumbaquí – La Bonita, a 300 metros del puente del Río Aguarico, a 5 minutos de la vía principal Interoceánica. En este lugar los visitantes pueden dis­frutar del sol, playa, arena, naturaleza y practicar el vóley playero y deportes extremos como el rafting.

Y si de gastronomía se trata en  Gonzalo Pizarro existe una gran variedad de comidas tradiciona­les, como el maito, el pincho de chontacuro o mayón, el agua de Guayusa,  la chica de yuca o de  chonta, el encanutado, la  tortilla de papa china y yuca, comidas y bebidas basada en una gama de olores, colores, sabores, texturas y creencias que forman parte de la tradición y cultura de este cantón sucumbiense.

El Municipio de Gonzalo Pizarro, a través de la Coordinación de Gestión Turística y Económica, promueve e impulsa el desarrollo turístico sostenible del cantón e invita a propios y extraños a recorrer los fantásticos rincones de esta localidad;  sin lugar a dudas quienes vivan la experiencia de conocer el cantón y sus atractivos naturales, turísticos y degusten de su gastronomía se enamorarán más de este rincón y del Ecuador.

DATO: El gallo de la peña de color naranja y negro vive en las parroquias Reventador y Puerto Libre es un ave emblemática de este cantón.