Los Megalitos de Quilluzara, una historia que contar

CELICA, Loja.- “La Celestial” como se lo conoce al cantón Celica, posee una riqueza única, gente amable y enraizada en sus costumbres y tradiciones, siempre defendiendo su identidad y sus creencias; y, prestas a brindar ayuda a quien lo necesite.

Las parroquias de Celica, poseen gran belleza paisajística y un clima agradable, gracias a que parte de su territorio conforma el Bosque Seco, el cual es una reserva de biósfera nacional.

Entre algunos de los atractivos turísticos que posee este hermoso cantón del Sur de la patria, están los Megalitos del Quilluzara, que se ubica específicamente en la parroquia Sabanilla y son formaciones de rocas de diferentes dimensiones, las cuales parecen que han sido ubicadas estratégicamente en formas de picos, donde una parte de su estructura está enterrada.

Historia

Este espacio hoy se denomina Centro Arqueológico Megalitos de Quilluzara y es de propiedad Municipal, quien ha dispuesto a una persona para que cuide el lugar, realice el mantenimiento del mismo, así como para que permita el ingreso gratuito de turistas.

El terreno donde se localizan esta rocas, fue donado hace varios años por Carlos Bustamante, quien entregó al Municipio el lote, para que se preserve y se busque la manera de que antropólogos y personas estudiadas en el tema, arriben al cantón y hagan los estudios respectivos a estas formaciones rocosas y determinen a que se deben.

Varias son las historias que se cuentan alrededor de los Megalitos, unos señalan que fueron colocadas hace cientos de años por una especie de humanos gigantes a lo que ellos llaman “gentiles” que habitaban en la tierra, ya que se comenta que en el lugar se encontró osamentas de grandes dimensiones.

Mientras que otros le atribuyen a alienígenas ancestrales la aparición de estas rocas, hipótesis que se da, debido a la ubicación asimétrica que existe y la concentración de las mismas en un solo lugar.

En tanto que la hipótesis que más manejan los habitantes de este sector, es que estas rocas son el símbolo de la fertilidad, ya que en tiempos inmemoriales donde dominaba el matriarcado, las Kapullanas habitaban en el lugar; ellas eran mujeres peruanas, se cree que específicamente eran de Sullana, así lo narra Rudy Jimbo, vicepresidente de la Junta Parroquial de Sabanilla.

Él señala, que Las Kapullanas al tener las riendas del poder social, enviaban a trabajar a sus esposos por varias semanas, quedando completamente solas, y con el objetivo de rendir tributo al ‘falo’ o miembro viril masculino, levantaron estas piedras para rendirle culto en aquellas fechas que los hombres no se encontraban junto a ellas.

“Hace aproximadamente 20 años atrás, se le comenzó a brindar el valor que le correspondía a este lugar, desde ahí lo hemos venido conservando y hoy podemos contar con un lugar turístico y de estudios antropológicos”, menciona Rudy Jimbo.

Actualmente el GAD ha brindado la atención necesaria a este lugar, el sendero se encuentra demarcado y libre de basura u algún objeto que distorsione la imagen que brinda este lugar. El flujo de turistas es constante, entre semana llegan grupos de estudiantes a hacer sus recorridos, mientras que los fines de semana y feriados, llegan amigos y familias que han escuchado de los megalitos y quieren conocer su historia y llevarse un recuerdo en fotos o videos.