Municipio de Otavalo y Ministerio del Ambiente emprenden campaña contra la contaminación

OTAVALO, Imbabura.- Por el Día Mundial del Ambiente, el martes 5 de junio, en el pretil municipal de Otavalo, se realizó el evento denominado «Recolección de Residuos para un mundo mejor», organizado por el Municipio de este cantón y por el Ministerio del Ambiente Zonal 1.

El objetivo de la campaña es recolectar desechos de aparatos eléctricos y electrónicos, neumáticos y aceite quemado comestible; este último podrá ser depositado en puntos de acopio permanentes ubicados en el mercado 24 de Mayo y en la Plaza de Ponchos.
José Quimbo, vicealcalde de Otavalo, dijo que este día llama a la reflexión para que las presentes y futuras generaciones tengan un entorno saludable y menos contaminado.

“En nuestro cantón vamos a trabajar dando tratamiento adecuado a 1550 neumáticos, en recolección de desechos electrónicos. A  estas iniciativas se suman entidades educativas que siempre trabajan coordinadamente por el mejoramiento de su entorno”, expresó la autoridad, quien además invitó a la ciudadanía a que depositen estos elementos en los lugares establecidos.
“Reconocemos este ánimo de hacer una minga interinstitucional en beneficios del ambiente”, expresó Quimbo.

Julio Morán, coordinador zonal del Ambiente, dijo que junio es el mes del ambiente, y que en Otavalo se inician las actividades con la campaña. “El ministerio fomenta estas iniciativas para que estos residuos tengan un destino final adecuado, y de esta manera evitar que los elementos tóxicos contaminen el ambiente o afecten la salud humana”, manifestó Morán.

Además, explicó que el Ministerio entregó al Municipio dos tanques de recolección de aceite usado de cocina para los otavaleños depositen este elemento y no lo boten en sitios no adecuados. “Un litro de este material puede contaminar hasta mil litros de agua. Depositándolo en sitios adecuados se ha logra salvar agua que puede ser usada para consumo humano o riego”.

Hasta el pretil Municipal llegaron decenas de adolescentes y niños de unidades educativas otavaleñas a depositar los residuos electrónicos. Una de esas entidades fue la Valle del Amanecer, que de esta manera demuestra su compromiso por vivir en un mundo menos contaminado y en una ciudad que cuida a la naturaleza.