Zamora: “La Minga” coloca hasta 80 mil adoquines por día

ZAMORA, Zamora Chinchipe.- Una de las propuestas que se escucha en los 221 municipios del país es «vincular a la colectividad con las obras que realiza la Municipalidad». Sin embargo, son pocos los Gobierno Autónomos Descentralizados que logran volver realidad este anhelo en los territorios. Un ejemplo de este cumplimiento es el cabildo de Zamora, con su iniciativa «La Minga».

Desde que inició su Administración en el 2014, el alcalde de Zamora, Héctor Apolo Berrú, implementó esta nueva forma de trabajo, que dice, nace a raíz de sus recuerdos de infancia y juventud, cuando trabajaba con sus padres y hermanos.

Para Apolo, “La Minga” es un mecanismo para ejecutar obras en cada sector, con el apoyo, trabajo y compromiso de los habitantes; lo que asegura que cada trabajo recibirá el cuidado necesario, porque la gente está empoderada de lo que construyó.

“El pueblo de Zamora es unido y solidario, solo necesita tener oportunidades de trabajo y dirigentes que se involucren con él. Que no solo se de órdenes, sino que se trabaje hombro a hombro con el pueblo, esa es la única manera de conseguir que la ciudadanía se una”, dijo el alcalde.

Trabajo de hormigas

Para los que conocen de “La Minga” en Zamora, no es ajeno llegar un viernes a este Municipio y encontrar solo a la mitad de sus funcionarios en oficina haciendo el trabajo que les compete y, además, el de sus compañeros faltantes.

Mientras que los demás, liderados por el Alcalde y los concejales, vestidos con ropa cómoda, zapatos deportivos y gorras o sombreros; llegan a primera hora solo a marcar su asistencia, para luego  salir a brindar su contingente en la minga.

“La Minga” se basa en la unión de autoridades, funcionarios municipales, estudiantes, Policías, Militares y ciudadanía en general para realizar trabajos por el bien común, como colocar adoquines en las calles. Es un compromiso, pues se dejan de lado otras ocupaciones para el embellecimiento del cantón.

Con esta actividad, se han colocado hasta el momento cuatro millones de adoquines en todo Zamora, tanto en la zona urbana como en la rural, beneficiando a la mayoría de los barrios, ciudadelas y sectores; que no contaban con vías de acceso dignas que complicaban el tránsito, especialmente en la época invernal.

Organización

Los viernes, desde muy temprano, las personas comienzan a llenar el lugar de concentración señalado previamente por la municipalidad. Los adoquines comienzan a llegar de a poco, los frentes se organizan, las personas que ya han participado de este trabajo explican a los nuevos las actividad a realizar y cómo realizarla.

Luego del saludo y agradecimiento de Apolo Berrú, las personas se comienzan a formar en filas una junto a otra, con guantes de trabajo obsequiados por la Municipalidad; comienzan a pasar de mano en mano los adoquines, para que al final alguien los vaya ubicando y formando la calle, luego de que las máquinas y una persona específica se encargue de esparcir la arena por el lugar.

Las mingas cuentan con un promedio de entre 100 y 350 participantes, y han llegado a colocar hasta 80.000 adoquines en un día.

“Estamos felices de ayudar, es la primera vez que los estudiantes nos hacen participar de una minga, este tipo de trabajo es positivo, porque fomentamos la unidad y somos parte del desarrollo de la ciudad. Esta obra era muy necesaria para nosotros y hoy podemos decir que ayudamos a construirla”, menciona Neyver Vera, estudiante del Colegio 12 de Febrero.

Cada frente coloca un promedio de 20 adoquines por minuto y por lo general se conforman 10 frentes entre hombres y mujeres, dependiendo del número de personas que hayan asistido.

Mientras que un grupo va dando forma a la carretera, otro grupo, conformado en su mayoría por mujeres se encarga de proveer de agua, refrescos, panes o sanduches a los trabajadores. Este grupo comienza desde temprano a elaborar los alimentos para el almuerzo de todos los integrantes de “La Minga”; que es elaborado gracias a la donación de los recursos, de parte de los moradores del barrio beneficiado.

“Lo importante es el desarrollo que se va generando en cada uno de los sectores, buscamos ir disminuyendo las necesidades, disminuir los agentes contaminantes y mejorar el ornato de la ciudad y las condiciones de vida de las personas”, señaló Bladimir Rosales, director de Obras Públicas del GAD, quien asegura que como municipio no dejan de lado trabajos complementarios luego de cada minga.

Al recorrer cada uno de los frentes organizados, se puede encontrar en medio de la multitud al Alcalde y  a los concejales, quienes olvidan su puesto de autoridades y cambian por un día su escritorio por adoquines, incentivando así a sus mandantes a trabajar en conjunto.

“Esta una forma de incluir a la gente, de que sea parte de la obra y que mejor que sea junto a nosotros, a quienes eligieron como autoridades, hay detractores sí, pero al final los resultados son los que cuentan”, asegura ‘Machete Apolo’, como es conocido el jefe del cabildo zamorano.