Timbara, una parroquia con olor a melcocha

ZAMORA, Zamora Chinchipe.- La provincia de Zamora Chinchipe la conforman nueve cantones, los cuales en su mayoría se dedican a la agricultura y ganadería, el cantón de Zamora es uno de ellos, donde la producción de caña ha significado el sustento por años de muchas familias.

Timbara, parroquia del cantón Zamora, también es conocida como “la tierra de la caña y la melcocha”, aquí desde los más pequeños conocen cual es el proceso para elaborar las tradicionales melcochas (dulce de panela).

El trabajo para hacer este producto va desde el cortado y transportado de la caña, así como la extracción del jugo, cocción, obtención de miel, que concluye en la elaboración de las deliciosas melcochas.

El proceso para obtener el producto final es arduo, pero para los conocedores de este arte la tarea se les vuelve sencilla y hasta desestresante.

En Timbara se realizó por segundo año consecutivo el Festival de la Melcocha, donde a la par hubo exposiciones productivas, gastronómicas y deportivas.

“Es importante brindar el respaldo a la colectividad que se dedica a este maravilloso oficio, hay que reconocer este trabajo que se desarrolla por décadas”, dijo Salvador Quizhpe, prefecto de Zamora.

Festival

El festival inicia con la caravana desde el centro parroquial de Timbara hasta Zamora y de regreso hacia el barrio Buenaventura, luego los ciudadanos comparten un desayuno campestre, seguido de un ‘mañanazo’, copa de aguardiente preparado a base de caña y que -según la leyenda- se la brinda para dar energía a los trabajadores.

El evento busca posicionarse a nivel nacional, incluso todo los productos gastronómicos que se ofrecen son realizados de manera artesanal. Los alimentos son servidos en cañas de bambú, mientras que las personas que elaboran las melcochas, reciben ganchos, cocina y piedras, materiales con lo cual baten y elaboran el tradicional dulce.

Los visitantes no solo aprenden a elaborar este dulce, sino también son parte de la degustación del producto. Juan Guamán, más conocido como “Tío Juan”,  indica que con este evento se pretende dar realce a la zona turística.

En este festival nunca falta el carisma de los habitantes, bailes y alegres amorfinos, así como los ciclistas y turistas que comparte la cachaza de panela, el guarapo y las melcochas, uniéndose y dejando de lado etnias, religión, tradiciones y estatus social.

En este tipo de eventos la gente puede conocer las moliendas tradicionales, huertos orgánicos y parajes naturales como la cascada El Aventurero, la caminata al árbol grande, cabañas de bambú y juegos infantiles rústicos.

“Sin duda estos eventos son el impulso que necesita la provincia para desarrollarse turísticamente, hemos visto como la gente dinamiza su economía”, mencionó Estuardo Arteaga, habitante de Yantzaza.

Del último festival participaron sectores aledaños como La Pituca, Santa Cecilia, Jamboé, Tunantza Alto, Romerillos, ellos llevan consigo artesanías, mermeladas, manjares, productos agrícolas y platos típicos.

La parroquia Timbara se ubica a escasos 10 minutos de la ciudad de Zamora, contando con una vía en perfecto estado, varias obras ha hecho el alcalde de Zamora, Héctor Apolo Berrú, en beneficio del desarrollo de este lugar.