Los dulces forman parte de la gastronomía de Piñas

PIÑAS, El Oro.- En la parte alta de la provincia de El Oro se encuentran cuatro importantes cantones, uno de ellos Piñas, también conocido como la “Orquídea de Los Andes”, este cantón es rico no solo en lugares turísticos, sino en gastronomía.

En el mes de octubre y noviembre vive sus fiestas, fechas en las que arriba un gran número de turistas del país y del exterior, donde los restaurantes y negocios se alistan a ofrecer los más deliciosos platos típicos de la localidad.

Quienes se dedican a preparar comidas criollas y platos típicos del lugar, constantemente buscan estrategias para atraer a los turistas, convirtiéndose este arte en el punto clave del crecimiento económico en el área de turismo a nivel de la provincia y en especial del cantón.

Entre los dulces más cotizados en Piñas, está el tradicional ‘rompope’ una de las delicias que pueden disfrutar en toda temporada; así como el ‘dulce de cidra’, el mismo que es común en tiempo de cuaresma.

También se encuentra ‘las torrejas’, dulce que ha ido desapareciendo y no se las puede encontrar comúnmente en las panaderías y pastelerías, pero algunas familias guardan la receta secreta y las elaboran en el calor del hogar, permitiendo que esta tradición culinaria no se olvide por completo, asegura Glenda Romero, quien tiene un restaurante en la ciudad.

Jaime Granda, alcalde Piñas, asegura que los visitantes de diferentes puntos del país llegan o regresan para degustar lo que la ciudad promociona y más aún cuando tiene el toque antiguo, como son las famosas ‘empanadas de cambray’ también forman parte de la gastronomía de la ‘Orquídea de los Andes’, así como los ‘biscochos’ que es uno de los postres más dulces y populares, aunque en la actualidad no es muy común encontrarlos, se siguen elaborando en algunas casas patrimoniales.

Otro de los postres que ha recorrido el país y que son muy conocidos, son las famosas ‘chocobananas’, postre que nació en la parte alta de El Oro; los refrescantes helados de higo también siguen en auge en Piñas y las rosquitas rojas, tampoco pasan de moda.

Los chifles de plátano verdes son típicos del cantón Piñas, se ofertan en escuelas, colegios, en buses, puestos de comida rápida, tiendas y más, suelen estar presentes para acompañar sopas, ceviches, también se sirven acompañados con salsas, ají casero, o encebollado.

Hasta Piñas llegan propios y extraños, porque la publicidad y la credibilidad la hacen los propietarios de cabañas y restaurantes, que no olvidan preparar y ofrecer los platos típicos y criollos que gustan a los que visitan esta hospitalaria ciudad.