Un pedacito de Manabí en el corazón de Durán

ZONA 5

No es navidad ni fin de año, no solo son niños, son familias, no son canastas, pero si regalos transformados en donaciones, es la ayuda que llega a los damnificados que perdieron todo en el terremoto del pasado 16 de abril.

Con muchos sueños truncados, pero con una verdadera vocación para superarse, alrededor de 60 personas, oriundas de Portoviejo, Manta y Pedernales, se trasladaron a Durán para recuperarse física y mentalmente para empezar un nuevo episodio en sus vidas y dejar los sitios devastados por la naturaleza.

En un acto solidario, la alcaldía y los ciudadanos de esta ciudad, respondieron al llamado y extendieron su mano amiga con ayuda; después de una evaluación médica y social, se destinó la asistencia humanitaria a los damnificados con alimentos,  kits de dormir, limpieza, medicinas y ropa que ante tanta incertidumbre, entre lágrimas sin llanto, apareció una sonrisa de esperanza, la alcaldesa, Alexandra Arce, acogiéndose a los protocolos internacionales para la asistencia caritativa, ubicó a los damnificados en casas de familias acogientes de la ciudad.

La dirección de Gestión de Riesgos y Desarrollo Humano del GAD, en coordinación con el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), monitorean constantemente a los albergados.

Recordemos que la solidaridad es la ternura de los pueblos y sin esta característica, no existiría la voluntad.

Edwin Poveda Vera

                                                                               “Los Municipios Somos La Patria”