Municipios de El Oro se unen para enfrentar al invierno

El invierno ha afectado a varias provincias del país. Entre esas está la orense, donde cantones como Huaquillas, Balsas, Portovelo, Atahualpa, Santa Rosa, Arenillas, Piñas y Zaruma ya han sido declarados en emergencia y se han tomado medidas de remediación que puedan disminuir el impacto en la población.

Se han habilitado albergues para atender a los damnificados y proveerles de vituallas y alimentación. En Atahualpa, el municipio pudo despejar la vía que comunican al cantón, que había quedado bloqueada por las lluvias. También se analiza reubicar a las familias que fueron evacuadas  del cerro San José.

En Huaquillas se abrió el puente internacional que atraviesa la ciudad y que estuvo cerrado a causa de las inundaciones y que afectó tanto a comerciantes ecuatorianos y peruanos. Se tienen albergadas a 10 familias que fueron damnificadas por las lluvias.

El colegio Vicente Anda Aguirre, del cantón Balsas, está habilitado como albergue y en este se refugian hasta ahora 32 personas (10 familias) que reciben vituallas y asistencia.  Viviendas y negocios de Balsas resultaron perjudicados por el desbordamiento de la quebrada y se declaró emergencia ante la falta de agua potable.  

En Arenillas, por razones de seguridad, 12 familias siguen alojadas en casas de familiares para precautelar su vida, ya que el rio Zarumilla se desbordó e inundó las parroquias de Chacras, Carcabón y Palmales.

En Zaruma, sus zonas de riesgo tuvieron que ser declaradas en emergencia, mientras que cuatro familias fueron llevadas a casas de familiares. Otro cantón declarado en emergencia es Piñas, donde gracias a la acción del municipio se logró limpiar y habilitar la vía Piñas – La Molana.

 

 

INT EL OROJaime Granda

Alcalde de Piñas

En el cantón está golpeando el invierno, ¿qué medidas están tomando?

Los primeros días invernales no fueron tan fuertes, pero los que ocurrieron luego dejaron las vías cerradas por los deslaves. Estamos trabajando ahí, tratando de atender en la medida de las posibilidades, estamos trabajando con el consejo provincial y las juntas parroquiales en esos problemas.  Tenemos casi todo el sector rural comprometido con derrumbes de gran magnitud y pedimos ayuda al gobierno provincial, nacional, a la SGR para que intervengan de forma inmediata. Y no es solo las vías, las viviendas, agua, tenemos comunidades sin agua que debemos atenderlas con tanqueros.

¿Qué porcentaje del cantón está afectado?

En el sector rural tenemos el 40% de nuestros habitantes, es decir, todo el sector rural está afectado. Y pasa igual en el área urbana. Todo el cantón está sufriendo el embate y no ha sido un tema fácil, son situaciones en que debemos pedir ayuda.

¿En cuánto estiman las pérdidas por las lluvias?

Debemos evaluar, para que en base a eso podamos alquilar maquinaria, ver el problema de agua, poder atender a las familias que quedaron sin vivienda.

Estos gastos no estaban en su presupuesto 2015…

Dentro del presupuesto no estaba y por esto es que la emergencia en el cantón permite ayudar en todo sentido y así asistir, cumplir a las comunidades.

¿Cuántos albergues tienen disponibles?

Al momento en la parte urbana tenemos dos. En la parte de las parroquias queremos tener habilitados otros que permitan ayudar a los habitantes. Nuestra planificación para este año estaba dirigida a tener agua potable, a cumplir con las competencias que tenemos los municipios pero esto nos cambió todo.

¿Qué obras tenían planificadas?

El alcantarillado en Piñas es de asbesto, que está con fugas, casi el 45% del agua del cantón se desperdicia, es decir cada día tenemos que racionar este líquido vital. Esta obra tiene un costo de 5 millones de USD, pero el problema de alcantarillado sanitario abarca el alcantarillado pluvial es integral. Tenemos el proyecto de soterramiento de cables y la parte final era la regeneración urbana. Piñas necesita 40 millones de dólares para poder solucionar esos problemas.

¿Hay limitaciones en la gestión?

Sobre todo porque se dejó al municipio endeudado, eso nos complica mucho. En este momento no podemos despegar en base al plan de trabajo que tenemos, pero con la experiencia y la visión que tenemos yo estoy seguro que vamos a salir de estos problemas. Este es un año duro.

 

«Los municipios somos la patria»